INTA - Instituto de Técnica y Tecnología Agroalimentaria
Contacto   |   Enlaces  
 
Usuario Conectado: ACCESO PUBLIC0
 
Un Centro donde formarse al servicio del estudio y el progreso
 
 
Servicios de asesoría

1 FUNDAMENTO

El contexto socio-económico en el que actualmente se desenvuelve la empresa agroalimentaria, impone la necesidad de implementar nuevos sistemas de gestión que, en último término, permiten alcanzar ventajas competitivas defendibles. Así, por una parte, la implantación de sistemas de la calidad pretende, como objetivo último, la satisfacción de las necesidades, tanto expresadas como implícitas, del cliente o consumidor, fundamentado en asegurar y garantizar, de forma inequívoca y objetiva, que la calidad ofertada coincide con la demandada.

Pero, además, permite una significativa mejora y sistematización de la gestión empresarial en su conjunto, al actuar sobre los diversos componentes del sistema empresarial: la estructura organizativa, las personas, las actividades o procesos desarrollados por las mismas y los productos obtenidos.

Las Normas Internacionales ISO 9000 proporcionan, en este sentido, una guía operativa para la gestión de la calidad, así como los requisitos generales a considerar para el aseguramiento de la misma1.

De igual forma, ciñéndonos al ámbito agroalimentario, los denominados Planes de Autocontrol, basados en la sistemática ARICPC, constituyen, a todos los efectos, eficaces sistemas de aseguramiento de la calidad, aunque con objetivos más parciales, al ir especialmente dirigidos a los aspectos higiénico-sanitarios y de seguridad alimentaría.

Por otra parte, más recientemente están surgiendo nuevos sistemas de gestión, con objetivos más amplios y ambiciosos, y que están siendo implantados en las empresas más innovadoras.

Así, al objeto de satisfacer los requerimientos de las sociedades modernas más avanzadas en lo relativo a la conservación y respeto de la naturaleza, la disminución y control de las fuentes de contaminación y, más genéricamente, del impacto que sobre el medio ambiente genera la actividad industrial, etc., se impone la implantación de sistemas de gestión medioambiental, para lo cual la norma de referencia es, en este caso, la UNE-EN-ISO 14001:96.

Finalmente, las empresas comprometidas con la seguridad de sus empleados y el desarrollo del trabajo en condiciones adecuadas, disponen de la norma de referencia UNE 81900 : 96 EX, que permite la implantación de un sistema de gestión en la prevención de los riesgos laborales 2.

Con todo, pues, la gestión empresarial fundamentada en la mejora continua de los distintos sistemas, mediante una adecuada gestión de cada uno de ellos, con el objetivo de satisfacer globalmente a los distintos agentes implicados (clientes, sociedad o entomo social y trabajadores), más allá de un objetivo estratégico parcial, se está constituyendo como una auténtica necesidad en las empresas agroalimentarias que pretendan mantener o incrementar su participación en el mercado, y en definitiva, pretendan ser competitivas en el entomo socio-económico actual.

En este sentido, el desarrollo de una gestión integrada de los distintos sistemas se manifiesta en la práctica como eficaz y beneficiosa, en mayor medida en las pequeñas y medianas empresas.

2 ACTUACIONES DEL DEPARTAMENTO DE CALIDAD DEL INTA MAS INFORMACION

Conscientes de la situación planteada, desde el Departamento de Calidad del INTA se vienen desarrollando actuaciones tendentes, inicialmente, al fomento y sensibilización sobre la materia en las empresas asociadas, que permita alcanzar un adecuado grado de motivación y compromiso a nivel de la dirección, condición absolutamente necesaria para la introducción de la organización en la dinámica de la mejora continua.

Posteriormente, en las empresas interesadas, se presta el servicio de consultoría externa, asesoramiento y orientación en la implantación y mantenimiento de los sistemas de gestión pretendidos, con especial relevancia de los de calidad (Planes de Autocontrol preceptivos y aseguramiento según Normas ISO 9000).

Las actuaciones desarrolladas, incluidas en programas específicos, son, en este sentido, integradas, en tanto que se aborda desde la planificación o diseño de las mismas, su ejecución material y financiación.

Para ello, se cuenta con los medios, tanto materiales como humanos, adecuados para acometer todos y cada uno de los aspectos a considerar en la implantación de sistemas de gestión.

Apoyándose en una estructura funcional amplia (departamento técnico, calidad, tecnología, formación, gestión, laboratorio, etc.), especialmente diseñada para cubrir las necesidades propias del sector agroalimentario, el modelo propuesto presenta un indudable valor añadido por su proximidad, conocimiento y adaptación al entomo empresarial específico del que surge y al que va dirigido.

3 PLAN DE TRABAJO

Aun no admitiéndose sino "trajes a medida" según las particularidades y características propias de cada empresa, cualquier actuación en el ámbito de la mejora continua, plasmada en la práctica mediante la implantación de sistemas de gestión, ha de integrar, de forma genérica, las siguientes fases:

  • Planificación.
  • Ejecución.
  • Control.
  • Mejora y ajuste.

Durante la fase de planificación, y en estrecha colaboración con la dirección, se trata de determinar y valorar las necesidades, motivaciones y requerimientos de la empresa, a partir de los cuales se diseña un Plan Estratégico, documento en el que se especifican los objetivos (tanto estratégicos, como operativos), así como las medidas y acciones a desarrollar para alcanzar los mismos, y que en su conjunto definirán el sistema de gestión pretendido.

Por su parte, en la fase de ejecución se sigue la siguiente secuencia lógica:

Así, resulta absolutamente imprescindible realizar un diagnóstico de la organización que determine la situación de partida del proyecto en aspectos tales como:

  • Marco estratégico y política de empresa.
  • Organización y organigrama funcional.
  • Gestión de los recursos humanos, relaciones interpersonales, política de comunicación, etc.
  • Función productiva: productos, procedimientos, equipos e instalaciones, etc.

Con los datos recogidos, se procede a la elaboración del Informe General de la Empresa, en el que se incluyen, entre otros aspectos, el análisis de las deficiencias detectadas y la propuesta de posibles alternativas.

El diagnóstico de la organización debe permitir determinar exactamente sus puntos fuertes y sus debilidades, cuantificando los mismos, de forma que dicha situación inicial sirva como referencia en el proyecto de mejora continua propuesto.

A la recíproca, en el apartado de "conocimiento" se desarrollan acciones encaminadas a la difusión, información y formación del personal implicado, con el objetivo de alcanzar una situación idónea en este sentido sobre la que fundamentar la implantación del sistema de gestión: motivación, sensibilización y compromiso; conocimiento de las Normas de referencia, difusión de la Cultura de la Calidad, etc.

Implantar un sistema de gestión, en general, es primero una decisión política de la dirección de la empresa, que luego debe contar con la colaboración de todos los managers, técnicos y trabajadores.

Con todo, posteriormente, la documentación del sistema (Manuales, Procedimientos, Instrucciones de Trabajo) no es sino la herramienta básica para la gestión eficaz del mismo, tanto en su implantación propiamente dicha, como en su mantenimiento y control, en la idea de la mejora continua.

El desarrollo del plan establecido admite, en la práctica, diversas alternativas, atendiendo a las particularidades propias de cada empresa. En cualquier caso, se trata de temporizar el proyecto y llevarlo adelante paso a paso, con la cooperación de todos.

Hasta aquí, el plazo medio de ejecución de las acciones descritas es de doce meses.

Finalmente, el registro de la empresa y la certificación del sistema por organismo acreditado a tal efecto, exige la demostración inequívoca, mediante los medios requeridos (registros históricos), del adecuado funcionamiento del mismo, siendo aconsejable, en este sentido, la realización de una validación interna previa a la auditoría de certificación.